Principios de lubricación

- Sep 18, 2019-

Principios de lubricación


Para funcionar a niveles óptimos, los rodamientos requieren una lubricación suficiente. Cuando se aplican adecuadamente, los lubricantes pueden reducir la fricción, lo que reduce la cantidad de desgaste que experimenta la parte del rodamiento. Además, algunos tipos de lubricantes pueden proporcionar recirculación que sirve como método de enfriamiento, mientras que otros tipos pueden ayudar a dispersar la acumulación de calor para mejorar el rendimiento del sistema.

Todas estas características ayudan a evitar daños en el rodamiento, así como a prolongar su vida útil general.

La importancia de la selección adecuada de lubricantes

lubricación de cojinetes Elegir el lubricante adecuado para diferentes equipos puede marcar una gran diferencia en el rendimiento y la vida útil de un equipo o sistema. Si bien el lubricante adecuado puede garantizar un rendimiento suave y confiable, el lubricante incorrecto puede provocar frecuentes interrupciones del servicio y mantenimiento.

Lubricación de rodamientos de precisión

Los rodamientos antifricción necesitan una lubricación adecuada para contrarrestar suficientemente la fricción. La lubricación para estos tipos de rodamientos es aún más importante ya que los sistemas que los emplean generalmente necesitan cumplir con estándares más altos de confiabilidad, precisión y rendimiento.

Independientemente de la aplicación, elegir el lubricante adecuado puede beneficiar el rendimiento del rodamiento de varias maneras, que incluyen:

  • Reducción de la fricción: los lubricantes pueden evitar específicamente el contacto metal sobre metal entre los cojinetes y las pistas de rodadura o la carcasa exterior. El lubricante adecuado puede mantener una película hidrodinámica delgada que permanece constante a pesar de la velocidad de la maquinaria o la acumulación de calor.

  • Prevención de la contaminación: muchos lubricantes especiales pueden mantener los contaminantes fuera de los componentes internos sensibles y reducir el riesgo de oxidación o corrosión.

  • Transferencia de calor: algunos lubricantes pueden absorber la energía térmica y alejarla del rodamiento para mantener temperaturas operativas seguras.

Los lubricantes vienen en tres formas básicas para aplicación industrial. Éstos incluyen:

  • Aceites y lubricantes fluidos

  • Productos de grasa semisólida o sólida (que son similares a los lubricantes fluidos pero también incluyen un agente espesante)

  • Polvos lubricantes secos y películas para una colocación precisa

Selección de lubricante

El sistema de maquinaria y sus condiciones de funcionamiento determinan qué forma y composición de lubricante son las más adecuadas para su uso. Debido a que los lubricantes deben ser capaces de resistir el calor y reducir la fricción, los factores más importantes a considerar al seleccionar un lubricante son:

  • Velocidades de funcionamiento

  • Temperaturas mínimas y máximas del sistema (tanto al inicio como durante el rendimiento continuo)

  • La viscosidad del lubricante en ese rango de temperaturas de operación.

Incompatibilidad de grasas: grasas especiales para aplicaciones únicas

Existen varios tipos diferentes de grasas especiales que se han diseñado para proporcionar niveles ideales de lubricación y resistencia al daño por calor. Sin embargo, mezclar dos o más grasas, con diferentes aceites base, puede dar como resultado un producto lubricante final que pierde muchos de los beneficios únicos de cada producto. Cuando el lubricante final es notablemente menos estable o menos resistente al daño por calor y a la acumulación de ficción, las grasas originales se consideran incompatibles.

Como regla general, no se deben combinar diferentes grasas a menos que las instrucciones del producto permitan explícitamente tales mezclas. En cambio, las empresas deberían buscar grasas y lubricantes especiales diseñados específicamente para las condiciones de sus máquinas y sistemas.

Siempre es crítico hacer coincidir la vida útil de la grasa con la vida útil del rodamiento.

Usar la grasa correcta ofrece varias ventajas, que incluyen:

  • Aplicación y mantenimiento rentables: los lubricantes de grasa son soluciones asequibles. El uso del lubricante adecuado también ahorra dinero a las empresas al aumentar la vida útil de los rodamientos y al ahorrar en el desgaste, el mantenimiento y el reemplazo de piezas. Tampoco requiere equipo de aplicación especial.

  • Larga vida útil del producto: puede durar mucho tiempo en maquinaria operativa sin degradarse.

  • Bajos niveles de acumulación de fricción: puede ayudar a reducir la acumulación de fricción durante el arranque del equipo y la actividad continua.

  • Idoneidad en una amplia variedad de circunstancias: la grasa se puede utilizar para lubricar maquinaria en todas las industrias. Reduce la fricción en rodamientos de baja velocidad y alta velocidad y se puede utilizar de forma segura en equipos con niveles de velocidad dinámicos.